UNA LARGA HISTORIA DE ORIGEN NORDICO


Desde hace muchas décadas, los productores de los países Nórdicos han tenido un fuerte compromiso para registrar el desempeño de sus vacas.

Los productores entendieron la importancia de comparar resultados y de usar solo la mejor genética de la raza. En 2008, las dos compañías Nórdicas de Inseminación Artificial (IA), ambas propiedad de cooperativas de productores, la sueca Svensk Avel y la danesa Dansire se fusionaron, y en 2010 la cooperativa Finlandesa FABA se les unió. Antes de la fusión, cada país había trabajado por su cuenta, pero tenía la misma meta: una vaca productiva y a la vez sana.
 
La razón para fusionarse era la de lograr un programa de selección más eficiente con más vacas y de compartir la inversión sobre investigación y comercialización. El compromiso de registrar las enfermedades y la búsqueda de un equilibrio entre producción y salud era muy similar en los tres países, lo cual hizo factible esta fusión.